Cómo amar tu cuerpo

Publicado por Aline en

El cuerpo es el maravilloso vehículo que nos permite experimentar y transitar la vida. Pero, sorprendentemente, muchas personas viven desconectadas él, al grado de verlo como a un extraño.
Si tú sientes que no lo conoces lo suficiente, que lo ves como algo ajeno a ti, y que incluso te cuesta decir que lo amas, no te preocupes, aquí aprenderás cómo amar tu cuerpo, sin importar el tamaño y forma que tenga en este momento.

mujer en contacto con su propio cuerpo

Por qué no amamos a nuestro cuerpo

Primero, desde pequeñas hemos recibido mensajes a través de nuestra propia familia, la cultura y los medios de comunicación sobre cómo debe ser el «cuerpo perfecto».

Nos acostumbramos a escuchar reclamos de las mujeres hacia su propio cuerpo, y también a las críticas hacia los cuerpos de los demás.

Es por ello que, crecemos con una gran auto-exigencia para ser eso que el mundo exterior quiere que seamos.

Buscamos ser aceptadas por los demás e ignoramos lo que verdaderamente nos hace sentir cómodas, plenas y con bienestar.

Mi experiencia personal

Quiero compartirte que durante años tuve una lucha contra mi propio cuerpo, me era muy difícil aceptar lo que veía en el espejo, me lastimé física y emocionalmente, pero llegó un momento en el me dije a mí misma ¡basta!.

Así que, decidí comenzar mi proceso de sanación; recurrí a profesionales de la salud mental, libros, cursos y talleres que me enseñaron a transformar mi relación conmigo misma.

Una vez que decidí aceptar y amar mi cuerpo por encima de su forma y su peso, comencé a ser más compasiva y amorosa conmigo misma, mi salud mental mejoró y hoy disfruto mi camino hacia una vida con mayor bienestar.

Cómo comenzar a amar tu cuerpo

En primer lugar, no se puede posponer el amar al cuerpo hasta que tenga X peso, X talla, X color de cabello, sino que, al cuerpo se le ama en el aquí y el ahora por el hecho de mantenernos con vida.

Si te das cuenta, tu cuerpo te ama en todo momento, aunque le digas palabras hirientes, aunque lo mires con desprecio, o lo ignores, lo sometas a dietas restrictivas, a ejercicios que no le hacen sentir bien; él no para de funcionar, no se pone en huelga y deja de respirar, tu corazón no deja de latir.

Siempre te da lo mejor de él, ¿por qué no agradecerle y amarle por todo eso hoy mismo?

No te voy a mentir, si has vivido durante muchos años con una relación tormentosa con tu cuerpo, no vas a cambiarla de la noche a la mañana, pues, esta transformación requiere de tiempo, amor, paciencia, compasión y compromiso contigo misma.

Tomará tiempo, te costará, habrá subidas y bajadas, pero te aseguro que funcionará.

Reconoce lo que tu cuerpo hace por ti

Antes de enamorarnos de la grandeza de nuestro cuerpo, es necesario prestar atención a todo lo que nos permite hacer.

Comienza escribiendo una lista de al menos 30 cosas que tu cuerpo te permite o ha permitido hacer.

Aquí te comparto algunos ejemplos:

  • Puedo sentir la calidez de un abrazo
  • He vivido la experiencia del enamoramiento
  • Puedo nadar
  • Gracias a él he viajado a otro país
  • Puedo disfrutar deliciosos sabores
  • Puedo escuchar y disfrutar mis canciones favoritas
mano escribiendo sobre una libreta

De esta forma, podrás apreciar que, independientemente de su tamaño, color o forma, te permite hacer un gran número de actividades.

Actividades «simples» pero que, en realidad son mágicas, como saborear el sabor del chocolate, disfrutar el olor de tierra mojada, sentir la lluvia sobre la piel, abrazar a las personas que amamos.

¿Te das cuenta que para hacer todo eso no necesitas tener un cuerpo de modelo?

Aprecia los logros que han obtenido

Contrario a la exigencia y reproche hacia el cuerpo, reconoce lo que juntos han logrado a lo largo de su vida.

En lugar de verlo como tu enemigo, ve el gran amigo que es y todas las metas a la que han llegado juntos. Haz una lista de 30 logros que has obtenido gracias a él.

Por ejemplo: ¡llegamos a la cima de una montaña!, viajamos a otro país, terminamos una licenciatura, corrimos un maratón, etc.

¿Puedes ver a ese fiel y amoroso cómplice con el que vives cada instante?

Agradécele a tu cuerpo

Otra poderosa y bella práctica, es la de comenzar el día agradeciendo a alguna parte de tu cuerpo o a todo por completo.

Cada vez que te levantes, mírate al espejo y agradece a alguna parte de tu cuerpo en específico o a todo, lo que más se te antoje en ese momento.

Por ejemplo: «gracias cuerpo por esta noche de sueño tan reparador»

Detox de redes sociales para amar más tu cuerpo

Otra forma de disminuir la exigencia hacia tu cuerpo, es alejarte de las imágenes que te provocan inconformidad contigo misma.

Actualmente, estamos bombardeadas de publicidad e imágenes de cuerpos que se encuentran un tanto alejadas de la realidad.

Recuerda que en redes sociales abundan las fotos donde se disfrazan algunas partes del cuerpo con filtros, Photoshop, maquillaje, o poses.

«No compares tu interior con el exterior de otros»

Así que, si sigues cuentas de personas que al verlas te causa ansiedad, preocupación, o enojo por no encajar en esa figura; lo mejor es que al menos por un tiempo te alejes de esas imágenes.

teléfono sobre mesa

En su lugar, sigue cuentas en donde haya diversidad corporal, así podrás apreciar que la belleza y la salud vienen en distintas formas y tamaños.

Algunas de mis cuentas favoritas son: @elcuerpoquesomos, @weloversize, @zazilabraham, @bodyposipanda, @thebirdspapaya, @katewas_

Redefine tu concepto de belleza

Siguiendo con una nueva forma de ver tu cuerpo, te invito a que redefinir el concepto que tienes sobre la belleza.

¿Qué es para ti una mujer hermosa?
¿En verdad crees que solo las mujeres bellas son las que tienen ciertas características físicas?

Intenta que tu nuevo concepto no involucre aspectos físicos, ve más allá.

Aquí te comparto mi concepto de belleza, el cual, me llevó tiempo y trabajo en terapia para poder llegar a él.

La belleza es encender y mantener viva la luz de miesencia; esa luz ilumina todo mi interior y la comparto con el mundo que me rodea. 

Atiende tus necesidades

Antes de querer agradar e impresionar a los demás, primero debemos impresionarnos a nosotras mismas.

Esmérate en cuidar de ti, escucha lo que tu cuerpo desea y dáselo con todo el amor que se merece. Por ejemplo: si deseas pasar una tarde de descanso, ¡házlo! baja el ritmo y haz un día de spa en casa.

Hay muchas actividades que te permiten honrar tu cuerpo de forma sencilla y que poco a poco se convertirán en un hábito.

Haz ejercicio desde el amor y gozo

Elige una actividad física que en verdad disfrutes y que no represente un castigo. Transforma la obligación por un momento de gozo y conexión con tu cuerpo.

No hagas lo que está de moda solo porque todos los demás lo hacen, si todos van al gym y a ti no te agrada totalmente, ve a clases de natación, baile, yoga, o sal a caminar/correr. Hay muchísimas opciones para moverse.

Recuerda que lo importante es que en verdad lo disfrutes.

Diseña el plan de alimentación que mejor se adapte a tu cuerpo

El verdadero especialista en tu alimentación es TU CUERPO.

Si bien los profesionales de la salud conocen sobre la fisiología del cuerpo humano, no es posible que conozcan con exactitud qué es lo mejor para cada cuerpo que habita en este mundo.

Tu cuerpo sabe perfectamente qué es lo que le da placer, lo que le hace bien y lo que no; escúchalo y poco a poco podrás ir descubriendo el tipo de alimentación que se adapta a ti

Te recomiendo acudir a profesionales de la salud que tienen como propósito ayudarte a conectar y conocer los procesos de tu propio cuerpo, busca especialistas en psiconutrición o a los que trabajan bajo el modelo de Salud en Todas las Tallas.

desayuno variado

Ve a terapia

Por último, y no menos importante, es que acudas a terapia psicológica para que este proceso de reencuentro con tu cuerpo sea de la manera más saludable y dirigida.

Hay veces en que podemos traer cargando heridas o creencias disfuncionales, que son las causantes de la relación tormentosa con nuestro cuerpo. Por eso, es importante recurrir a los especialistas en salud mental.

Ir a terapia es una las mejores inversiones que podemos hacer.


Este fue el más grande recurso que me ayudó a sanar y salir adelante.

persona sosteniendo flores

Una vez que comienzas a relacionarte mejor con tu cuerpo, tomarás decisiones basadas en el amor y ya no en el miedo.

Si deseas hacer cambios físicos, ¡adelante! pero que sean para complacerte a ti misma, antes que al mundo exterior.

Espero que todas estas ideas sean de ayuda para tu proceso personal.
Recuerda ir paso a paso, conforme pase el tiempo irás observando los cambios y te sentirás cada vez mejor en el cuerpo que habitas.


Cuéntame qué te parecieron 🙂


1 comentario

Cómo superar una ruptura amorosa - Ama tu esencia · noviembre 28, 2019 a las 6:56 pm

[…] te hayan sido de utilidad y de todo corazón deseo que esta experiencia te haga crecer, te haga enamorarte de ti y de la […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *